Lektu, o la venta de libros digitales sin DRM

índexEl pasado 15 de abril se puso en marcha Lektu, una plataforma de venta de libros digitales excepcional: comercializa libros sin el sistema de control tecnológico para proteger los derechos de autor, los polémicos DRM (Digital Right Management). Mañana, 20 de mayo, se hará la presentación oficial en Madrid.

Lektu es una iniciativa a caballo entre Barcelona y Madrid. Los socios fundadores son Alejo Cuervo, editor y dueño de librería Gigamesh, David Fernández, experto en ecommerce y exdueño de librería Cyberdark, Cristina Macía, editora y traductora de la saga Juego de tronos, Farid Fleifel, experto en ecommerce y fundador de BuyVip, Juan Mena, responsable de  prensa, y Alberto Granda, encargado de redes sociales y comunicación online. Hemos entrevistado a Juan Mena y Alberto Granda para que nos cuenten cómo han concebido y desarrollado su proyecto.

En España existen varias plataformas de venta de libros digitales. Por qué habéis creado Lektu?

JM&AG: Nuestra experiencia personal como compradores de libros digitales no era suficientemente satisfactoria. Nosotros imaginamos cómo nos gustaría que fuera una plataforma de venta de libros digitales: como un espacio que brindara una experiencia de compra-venta gratificante tanto para el lector como para el editor, basada en la complicidad, y con un diseño de gran usabilidad. A partir de nuestro gusto personal, pues, concebimos Lektu.

Cómo habéis logrado convencer a más de 25 editoriales para comercializar libros sin DRM?

JM&AG: Sorprendentemente, ha sido mucho más fácil de lo que pensábamos. Contactamos con algunas editoriales, les expusimos nuestro proyecto y en seguida la mayoría de ellas se han sumado a Lektu. Es más; incluso han habido algunos sellos que nos han solicitado comercializar sus libros sin que nosotros les hayamos llamado a la puerta. Parecer ser, pues, que el fantasma de la piratería no asusta a todos los editores.

Hasta qué punto vuestra política de precios es arriesgada?

JM&AG: Los precios de nuestros libros los ponen las editoriales, claro. Son unos precios que responden, de entrada, al sentido común: el coste de un libro digital es menor al de un libro impreso. En el libro digital no hay costes de papel, impresión, distribución, almacenamiento, ni devolución. Y esto es algo que todos sabemos. El lector, pues, no quiere pagar por un libro digital un precio que se acerque mucho al del libro en papel, porque no tiene sentido. Además, hay otra cosa muy importante que suele pasarse por alto: aplicar la tecnología de los DRM a los libros también tiene un coste, que repercute en el precio de venta. O sea que publicar sin DRM favorece tanto al lector como al editor. Nuestro objetivo no es lucrarnos sino convertir Lektu en un proyecto sostenible: por eso comercializamos libros digitales a precios ajustados a los costes reales de producción y comercialización.

Os consideráis una plataforma de nicho?

JM&AG: Sí, somos una plataforma de nicho por el hecho de que Lektu reúne una comunidad de personas que comparten una misma concepción de experiencia de compra, de promover la lectura. Y también, cómo no, porque reúne una comunidad con voluntad de interactuar, de jugar juntos.

El célebre Manifiesto Cluetrain ha inspirado vuestra filosofía y concepción de la web?

JM&AG: Ciertamente, la filosofía que se desprende de documentos como el Cluetrain está en el ADN de nuestro proyecto. Lektu se basa en la confianza recíproca, que abraza desde el autor hasta el lector, pasando por toda la cadena de intermediarios. También la transparencia nos parece fundamental: por eso intentamos explicar cómo funciona la plataforma y porqué. Nuestra voluntad es estar muy receptivos a lo que nos sugiera nuestra comunidad: queremos dar el servicio que nuestros lectores están buscando y conocer sus gustos literarios. En este sentido, la conversación que mantenemos con ellos a través de nuestras redes sociales nos está resultando muy útil.

La administración destina dinero a perseguir la piratería y no baja el 21% del IVA del libro digital. No sería mejor que invirtiera en promocionar iniciativas como la vuestra?

JM&AG:  Esta pregunta deberíais hacerla a la administración…! El problema no es solo que no incentive este tipo de proyectos. Lo que más nos desconcierta de la administración es que, por una parte, concibe el libro electrónico como un servicio y, en consecuencia, los graba con un 21% de IVA, y sin embargo, por otra parte, le aplica la ley de precio fijo, con lo cual no nos da margen para jugar con los precios; por ejemplo, no nos permite aplicar precios dinámicos.

En una entrevista a Andrew Wylie publicada hace pocos días, el agente literario aseguraba que “La lectura digital va a desaparecer y la edición en papel crecerá”. Después de tantos años, aún hay quien quiere contraponer lo digital al papel. En vuestro caso, la coexistencia de la librería barcelonesa Gigamesh y de la plataforma Lektu es la evidencia de que lo tradicional y lo digital se retroalimentan?

JM&AG: Naturalmente. De la misma forma que la televisión no acabó con el cine, el libro digital no va a acabar con las librerías. Entre el papel y lo digital pueden establecerse interesantes sinergias… Además, a través de estos dos canales llegas a un público diferente.

Cómo ha funcionado Lektu estas primeras semanas de rodaje?

JM&AG: Por ahora, muy bien. Estamos teniendo muy buen feedback de los usuarios, pero aún es demasiado pronto para poder hacer un balance.

Qué planes de futuro tenéis?

JM&AG: Lo más importante es incorporar más editoriales a nuestra plataforma, ampliar el catálogo de libros y, por supuesto, mejorar el diseño y el servicio para que nuestros lectores tengan una experiencia de compra y de lectura en cualquier dispositivo que sea muy satisfactoria. Tenemos la intención de implementar algunas estrategias para ampliar y fidelizar nuestros lectores, como por ejemplo incorporar gamificación, ránquines, precios dinámicos, regalar libros a cambio de un tweet