Informe del Comercio Interior del Libro en España 2017

por Xantal Aubareda

Como cada año, la Federación de Gremios de Editores de España (FGEE) ha hecho público el informe Comercio Interior del Libro en España correspondiente al ejercicio del año anterior. A primera vista extraemos que en 2017 el mercado creció solo un 0,1% respecto al año anterior, pero con un análisis más atento vemos que este ínfimo aumento (muy inferior al 2,7% de 2016) se debe a la caída del 3,2% del libro de texto (que representa el 35% del mercado de España), un descenso condicionado por la intervención en el mercado de la Administración Pública y de los períodos de renovación de los contenidos educativos. Dejando de lado el libro de texto, los otros subsectores mantuvieron un crecimiento en torno al 2%. Sin embargo, vemos que las cifras todavía están muy alejadas de las que se mostraban diez años atrás.

En términos generales, y pese a la ralentización, los datos obtenidos en 2017 confirman la tendencia, aunque moderada, al alza que se observa desde 2014. El informe muestra que la facturación global del sector fue de 2.319,36 millones de euros (en relación a los 2.317,20 millones de 2016). Se editaron 87.262 títulos (incluidas las reimpresiones), con una tirada media de 2.753 ejemplares por título, se comercializaron 656.080, y se vendieron 158.250 millones de ejemplares, un 0,6% más que en 2016. El porcentaje de ejemplares vendidos sobre los ejemplares producidos, sin embargo, disminuyó del 70,1% de 2016 el 65,9% de 2017, y el precio medio por ejemplar se redujo a 14,66 euros (de los 14,74 de 2016).

La materia que más facturó fue el Texto no universitario que, a pesar de disminuir con respecto al ejercicio anterior, siguió creciendo como en los últimos 5 años. La materia que ocupa el segundo lugar es la Literatura, aunque ha disminuido la facturación en los últimos 5 años. Las siguen Literatura Infantil y juvenil y Ciencias sociales y Humanidades, que siguen creciendo respecto 2016 y confirman la tendencia al alza de los últimos 5 años.

El informe también señala que la facturación se concentró en Cataluña, con el 50,8% de la facturación global, seguida de Madrid, con el 42,3%. Entre las dos suman el 93,1% de la cuota de mercado. La edición en castellano supuso el 75,6% de la producción editorial en España, con un aumento del 7,3% con respecto al año pasado, mientras que la producción en euskera incrementó un 9,4%, el catalán lo hizo un 7,6% y el gallego, un 1,5% en relación a 2016.

A propósito de la edición en formatos distintos al papel (como lo son el formato digital, los CD-Rom, los DVD, los audiolibros o los fascículos y publicaciones monográficas, entre otros), los datos del informe confirman la tendencia al alza del número de editoriales que editan en estos formatos, que ya llega al 50,2% de las editoriales. Aún así, la facturación fue ligeramente inferior a 2016, que bajó del 9,7% al 9,4%.

Según el informe, la edición en formato digital creció respecto al año anterior. Se facturaron más de 119 millones de euros, lo que supone el 5,1% de la facturación total del sector, un 1,6% más que en 2016. Los datos siguen mostrando un aumento en las cifras: se editaron 47.001 títulos (un 2,9% más con respecto al año anterior), se comercializaron 178.154 (un 2,2% más que en 2016) y se vendieron 12,8 millones de ejemplares (un incremento del 4,0% con respecto al año anterior); pero se observa un descenso del precio medio del libro, que pasó de los 9,5 a los 9,3 euros, lo que supone una reducción del 2,3% en relación a 2016.

Continuando con la edición digital, los dos formatos con los que se sigue editando más son el EPUB y el PDF: el 52,8% de los contenidos digitales se editó en EPUB y el 38,6% se hizo en PDF; la edición en formato EPUB vio un incremento respecto al año anterior, mientras que el formato PDF disminuyó. Los otros formatos, como el Mobipocket genérico, el Mobipocket Kindle, el iBook o el HTML / HTML5 muestran unos valores muy inferiores. Cabe señalar que el 87,8% de los títulos editados en formato digital se publicó también en papel, y el 12,2% restante se editó sólo en formato digital; y de los títulos editados en ambos soportes, el 21,5% tenía contenidos adicionales (comentarios, enlaces, vídeos, ilustraciones, etc.) en la versión digital que la versión en papel no tenía, mientras que el año anterior esta cifra era del 17,3%.

En la facturación por materias de libros en formato digital, el Texto no universitario (la materia que más facturó en formato en papel), se sitúa en segunda posición, por detrás de Ciencias sociales y humanas, que ocupa la primera posición. Las siguen la Literatura y la Literatura infantil y juvenil.

En cuanto a las lenguas, el 92,2% de la facturación de libros digitales corresponde a libros en castellano, mientras que el catalán representa el 7,7%, el euskera el 1,1% y el gallego el 0, 6%.

Hay que recordar que este estudio solo representa los datos de edición y facturación de las editoriales privadas y agremiadas de España que han querido compartir sus datos con la federación. Es importante tener en cuenta que hay una cantidad considerable de autores que se autopublican o de entidades que comercializan libros, y especialmente contenidos digitales (libros electrónicos, audiolibros o aplicaciones), que no están agremiados y sus datos quedan, por tanto, fuera del estudio.

Xantal Aubareda, graduada del Máster de Edición Digital, colabora con Rayo Verde desde Casablanca

 

 

 

 

Share