Libro y ferias: escenarios de futuro

El 2 de marzo, en el marco del VI Seminario Los Retos de la Edición Digital (sede de la UOC de Madrid), se celebró la mesa redonda «Libro y ferias: escenarios de futuro». Manuel Gil, director de la Feria del Libro de Madrid, Daniel Benchimol y Javier Valbuena, moderados por Alberto Vicente, expusieron su visión de unos eventos clave para la industria del libro: las ferias.

Manuel Gil es especialmente crítico en su análisis del sector del libro; según sostiene de forma contundente, «la piratería no es el problema, para nada, es la excusa de los pésimos editores«. Gil señala los seis puntos del debate en torno a las ferias que se dan en el escenario internacional:

  1. La influencia de internet y lo digital en los nuevos modelos de compra
  2. Cómo integrar los ecosistemas del libro y cómo digitalizar las ferias
  3. Qué modelos de innovación hay que aplicar a las ferias
  4. Internacionalización
  5. Especialización (derechos, infantil, servicios digitales…) y estrategias de acceso al público
  6. Cómo las ferias empiezan a ser competencia sobre el canal de las librerías

A continuación Gil explica sus propuestas para la Feria del Libro de Madrid – que recibe 2,4 millones de visitantes!- para colocarla en el escenario internacional y adecuarla al siglo XXI: creación de lectores, captación de recursos y patrocinadores, monitorización de la información que genera el evento, generación de debates, internacionalización y sostenibilidad ecológica. Sin embargo, el principal reto debe ser «empezar a reflejar el nuevo ecosistema del libro» – y además, claro, generar ingresos.

Daniel Benchimol propone dos ideas: tratar de trabajar la feria presencial y virtual en paralelo, para que se retroalimenten, y desarrollar una estrategia para obtener información de los visitantes que adquieren libros en las ferias, algo fundamental para que los editores conozcan mejor sus lectores. Javier Valbuena insiste en la idea de Gil de que las ferias deben incidir especialmente en la formación de los lectores -y no solo en las ventas-, y añade que también se debería aprovechar la ocasión para formar a editores y autores con el fin de intentar reducir las resistencias al cambio del sector del libro. También sugiere que se cree, por ejemplo, un espacio de lectura digital.

Gil añade otro elemento clave que debe tenerse muy en cuenta: el desplazamiento de la compra del libro del establecimiento físico al canal online. En España, a pesar de que las ventas online alcanzan ya el 24%, el público sigue acudiendo a las ferias en masa, porque va a buscar el espectáculo. Por eso este año se realizaran encuestas de lectura, para saber cómo hacer que la Feria del Libro de Madrid sea atractiva y responda a las expectativas del público. Gil insiste en que la feria debe priorizar la dimensión cultural y de promoción de la lectura por encima de la visión de negocio.

Share