Promoción editorial a través de redes sociales: mi experiencia en La Caja Books

por Julieta Retamoso, estudiante del Máster de Edición Digital

 

 

El pasado febrero finalizé mi experiencia de prácticas en La Caja Books, una editorial que propone un enfoque novedoso: publica cajas que contienen tres libros sobre una misma temática, abordada por diferentes autores y en diferentes géneros.

La modalidad de las prácticas fue online, lo que me permitió conjugar la formación y el aprendizaje con mi vida laboral. Pude participar en la definición e implementación de la estrategia de comunicación de La Caja Books en redes sociales (Facebook, Twitter e Instagram) y conocer cómo se gestiona la relación y el contacto con los periodistas desde una editorial pequeña. Aunque mis tareas se desarrollaron puramente en el entorno digital, esto no impidió en absoluto que pudiera conocer la dinámica cotidiana de la editorial, gracias a la comunicación fluida que mantuve con mi tutor durante todo este período.

Más allá de mis tareas del día a día, destaco dos aspectos que me han resultado especialmente valiosos de la experiencia. Por un lado, he podido seguir de cerca cómo es el proceso de abrirse camino en el mercado para una editorial nueva. En este sentido, creo que es importante saber distinguirse del resto, ofreciendo un producto o enfoque novedoso. La Caja Books apuesta por un formato diferente —una caja con tres libros sobre un mismo tema—, y además cada caja se enfoca en temáticas diversas, lo que le permite llegar a segmentos de público muy variados. Concretamente, he tenido la oportunidad de participar en la difusión en redes sociales de La Caja de las Rebeldes (tres libros sobre feminismo), La Caja de la Nostalgia (tres libros que reflexionan sobre nuestra fijación por el pasado), La Caja de la Bicicleta (tres libros que abordan el ciclismo, su historia y su épica) y La Caja del Fútbol (tres libros que reflexionan sobre la pasión del hincha). También de los libros que la editorial ha publicado «en solitario» hasta el momento: Deja de decir mentiras, Diarios de Kolimá y La destrucción de la memoria. Intentar reflejar esta diversidad de temáticas dirigiéndonos a públicos específicos muy variados y, paralelamente, construir una identidad editorial propia que llegue a un público más amplio, ha representado un verdadero reto al momento de trabajar en estrategias de comunicación exitosas.Por otro lado, y en estrecha relación con el punto anterior, he aprendido que hay un gran potencial en la comunicación a través de medios no tradicionales, como es el caso de las redes sociales. Saber definir un público al que hablar, encontrar un tono y una voz propia y poder elaborar mensajes atractivos son tareas que pueden contribuir al crecimiento de cualquier editorial, aunque en el caso de las más pequeñas y recientes puede significar un verdadero salto cualitativo en la construcción de su identidad digital. Esta identidad será cada vez más importante en un mundo en el que las nuevas tecnologías ya forman parte del día a día de lectores, escritores y editoriales.

En definitiva, la experiencia de prácticas ha sido muy enriquecedora y me ha permitido complementar la formación del máster, ofreciéndome nuevas herramientas y aprendizajes para mi desarrollo profesional.

Share