Sobre el nuevo portal Editores y Editoriales Iberoamericanos

PortalEDIRED

Los detractores de los másters en edición -que los hay- a menudo argumentan que nada es comparable ni puede sustituir la experiencia profesional. Sin duda, la afirmación tiene un punto de razón, si bien la experiencia que se puede adquirir trabajando siempre será parcial (en un determinado tipo de empresa, con una determinada línea editorial, ocupando un lugar determinado en el proceso editorial, etc.) y será más o menos valiosa y rica en función también del organigrama de la empresa en la que se desarrolle esta experiencia y qué lugar se ocupe. En cualquier caso, esto no significa que el conocimiento adquirido con la experiencia sea siempre suficiente, y mucho menos que la experiencia no pueda ser transmitida de un colectivo a otro o de una generación a la siguiente. Todo se puede aprender.

Una forma de hacerlo ha sido siempre, no podía ser de otra manera, leer los libros dedicados a la materia: las memorias de editores -aunque a menudo hay que hacerlo con espíritu crítico porque el autor selecciona intencionadamente qué evoca y sobre todo qué no-, las biografías de grandes o pequeños editores y las historias panorámicas de la edición en los diferentes países y contextos culturales.

La reciente puesta en marcha del portal Editores y Editoriales Iberoamericanos (siglos XIX-XXI) – EDI-REDentre otras cosas, puede contribuir a acercar este conocimiento histórico que nos evitará estar redescubriendo la sopa de ajo una y otra -parece mentira, pero establecer quién fue el pionero en el libro de bolsillo, por ejemplo, es todavía objeto de debate-, al tiempo que ofrece un “quién es quién” (y “quién era quién”) en la edición en lengua española, catalana, gallega, portuguesa y euskera en los dos últimos siglos y en los diversos países donde se ha publicado literatura en estas lenguas. Del hecho de que a mediados del siglo XX se publicaran libros en catalán en México y Chile, en gallego en Santo Domingo, en euskera en Guatemala o en todas estas lenguas en la Argentina, por ejemplo, podrían derivarse una serie de reflexiones que quizás corresponden a la historia políticocultural, pero son hechos que hay que conocer y que pueden ser vistos como antecedentes, por motivaciones completamente diferentes, de la publicación hoy en Cataluña de libros en las lenguas más diversas, lo que en realidad no tiene nada de extraordinario o de nuevo.Vida4obaronet De la misma forma, cuando en los años cincuenta el editor Germán Plaza propició el nacimiento de la colección Pulga (en un formato a medio camino entre una tarjeta de crédito y el de un paquete de tabaco) lo hizo para conseguir sacar el máximo rendimiento a les carísimas rotativas que acababa de comprar, muy probablemente sin recordar -o sin saberlo que en la inmediata posguerra Josep Janés había creado una colección formalmente muy similar (Grano de Arena), para aprovechar al máximo el poco papel disponible en aquellos años en que estaba sometido a cuotas por parte del recién nacido gobierno franquista. Pero, claro, Germán Plaza no llegó a ver el portal EDI-RED.

La puesta en marcha del portal EDI-RER, después de unos cuatro años de trabajo en la sombra, ha sido posible gracias al convenio de colaboración entre el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), al que corresponde la tarea científica y de creación del material que se pone a disposición de los lectores, y la Fundación Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes, que se ha hecho cargo de la parte más técnica. Sin embargo, un proyecto de esta magnitud, a pesar del apoyo de las entidades mencionadas, no es empresa fácil. Un clic en los créditos del portal permite ver rápidamente la estructura colaborativa que lo sustenta -una ONG cultural, podríamos decir-, en la que están representadas universidades, archivos, escuelas superiores de diseño, instituciones culturales muy diversas, así como editores e investigadores a título individual hasta un plantel de más doscientos miembros. Y no hace falta decirlo: sigue abierta a la incorporación de nuevos colaboradores. Es más: será imprescindible.

El portal se estructura en cinco grandes campos: un catálogo que puede ser visto como un repositorio de breves perfiles biográficos de editores y PDFs de memorias escritas por grandes editores (que están en dominio público), un conjunto de textos que resumen a grandes rasgos la historia editorial de cada uno de los países que se han tenido en consideración (entre ellos, Filipinas, Marruecos, Angola o Guinea como los más exóticos o inesperados), una amplia bibliografía y webgrafía con los principales recursos para poder detallar, ampliar o precisar la información que se ofrece en el portal, y dos secciones audiovisuales: una videoteca y una fonoteca donde se almacenarán entrevistas (editadas de tal manera que en ningún caso superen los quince minutos) a los protagonistas del portal, es decir a los editores , directores literarios, diseñadores gráficos, etc., por lo que se ha recurrido tanto a archivos preexistentes (que permiten recuperar el testimonio de editores ya muertos) como entrevistas grabadas específicamente para el portal.

En el momento en que EDI-RED se presentó en público (5 de mayo de 2016) contaba con unos 150 perfiles de editores, editoriales, sellos o colecciones, una veintena de vídeos y cinco grabaciones fonográficas. Es evidente que esto, dada la ambición del portal, es sólo la punta del iceberg. Mientras escribo estas líneas hay en diferentes fases de elaboración unas 600 entradas nuevas (retratos de editores y caracterizaciones de editoriales, sellos y colecciones), se están editando nuevos vídeos y grabaciones sonoras y hay previstas o pactadas muchas otras que se llevarán a cabo en los próximos meses y años. Seguirá siendo, sin embargo, una parte mínima del iceberg. Obviamente, la enormidad de la tarea y el hecho de que cada mes nacen en este ámbito unas cuantas nuevas editoriales, desaparecen otros o se producen cambios significativos, hace que el portal requiera, además de la incorporación de nuevo material , una actualización permanente y continuada; el propósito de hacerlo está.

En conjunto, se trata sobre todo de ofrecer una radiografía o un gran mapa en continua evolución de dos siglos largos de historia de la edición en el ámbito cultural iberoamericano, con el propósito de contribuir a la toma de conciencia del valor patrimonial que suponen las editoriales y los sellos, pero también existe la voluntad de que sea un recurso útil en ámbitos como la historia cultural, la bibliotécnia, el periodismo literario y, por supuesto, en el de la formación de los editores que quizás en un futuro figurarán en el portal.

Josep_Mengual_Catalá

Josep Mengual Català

Negritas y cursivas

@negritasycursiv

 

Presentación del portal en Madrid, con la participación de la directora del proyecto, Pura Fernández, y, entre otros, Clara Janés, hija de Josep Janés.

Share