El desembarco de África en las librerías y en el espacio digital

Cuando el lector de La pell de la frontera (2014), de Francesc Serés, llega a la página 109 encuentra la siguiente descripción del municipio catalán de Alcarràs: “A l’estiu, la plaça vessa de gent, gambians i guineans, malians i marroquins, les escales dels bancs i les caixes, de l’Ajuntament, les que pugen a l’església, les voreres, colles d’africans que esperen que algú els llogui”. Uno de los personajes dice: “Hi ha hagut dies que semblava que això no era Alcarràs. El poble, sense saber com, s’havia convertit en Àfrica, n’hauries comptat dos-cents, o tres-cents, o quatre-cents només pel centre del poble, a part els que hi ha per les hortes, pels campaments…”. Unas páginas más adelante, la imagen que se plasma de Saidí de hace unos años es esta: “hi havia tres-cents algerians i enlloc no se’n parlava. Venien fugint, primer de la misèria i després d’una guerra civil més o menys declarada.”

Ahora, afortunadamente, las empiezan a cambiar: los africanos están encontrando tribunas para hacer sentir su voz y nosotros tenemos ganas de escucharlos. Por esta razón el año pasado el CCCB invitó Mia Couto, por ejemplo, y le publicó Parlem d’Àfrica?

Por razones obvias, tenemos una necesidad perentoria de profundizar en el conocimiento de África. Conscientes de esta urgencia, editores, traductores, agentes literarios y libreros se han puesto en marcha para brindarnos un creciente número de obras firmadas por escritores del continente que tenemos tan cerca y que nos es aún tan desconocido. Así, nuestras librerías ya presentan un escenario más rico: sólo entrar nos llaman la atención el colorido y el diseño de las cubiertas de escritores como Ngũgĩ wa Thiong’o (de Kenya), Chimamanda Ngozi Adichie (de Nigèria), Mia Couto (de Moçambic) i Agnès Agboton (de Benín, vive en Barcelona hace años; ha colaborado con la Fundació Paco Candel). Este desembarco de los africanos cuenta con la complicidad de los lectores, que adquieren sus libros, los comentan en las redes sociales, o que incluso colaboran en el proyecto de micromecenazgo propuesto por Raig Verd con el fin de publicar Descolonitzar la ment, de Thiong’o.

Leer más