Algunas reflexiones sobre la traducción de literatura infantil

por Lara Estany

En el campo de la traducción existen varias especializaciones, entre las cuales destaca la literaria, por tratarse, tradicionalmente, de una parcela de enorme actividad traductora. En cuanto a la literatura infantil, es habitual creer que la tarea del traductor es más fácil y sencilla porque los relatos para niños tienen un nivel de vocabulario y gramática sencillo, que no comporta una gran complejidad. Pero, en realidad, requiere unas habilidades específicas que son tan importantes como las que se exigen en la traducción de literatura para adultos, la traducción jurídica o la traducción audiovisual.

La tarea de traducir e interpretar una obra literaria requiere siempre una atención especial y un buen conocimiento, no solo de la lengua propia y de la original de la obra, sino también de los referentes sociales y culturales. Cuando dicha tarea, además, se lleva a cabo en literatura destinada a niños, la responsabilidad del traductor es mayor, ya que, en algunos casos, puede pasar que esta traducción sea el primer contacto del lector con la cultura de origen. Cabe recordar que una función importante de la traducción, en el caso de la literatura, es conseguir transmitir la intención del autor, tanto a nivel semántico como a nivel textual y paratextual: mantener el ritmo, si es posible, de su prosa, la dinámica y el tono.

Leer más